Un Informe señala que la Forma de Alimentarse es el segundo Factor prevenible más común, después de Fumar

Un Informe señala que la Forma de Alimentarse es el segundo Factor prevenible más común, después de Fumar

Informes investigativos realizado por los autores de la Unidad de Epidemiología del Cáncer en Oxford, Reino Unido; la Subdirección de Epidemiología, el Instituto Nacional del Cáncer, Bethesda, EE.UU.; y los departamentos de Epidemiología y Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, Boston, EE.UU. publicados en el Diario de Nutrición de Salud Pública en febrero de 2004, Volumen 7, página 187-200, los cuales esta relacionados con el tema del cáncer y la nutrición, señala que alimentación es el segundo factor prevenible más común para el cáncer, después de fumar.

Se sabe desde hace mucho que existe una relación entre el cáncer y la nutrición, sólo si se compara el estado de salud actual del oeste, los llamados países “industriales” y los no industriales, los cuales no están tan americanizados, como los países occidentales, se puede observar la clara relación entre el cáncer y la nutrición.
De acuerdo con este informe se estima que la alimentación, es decir, cómo y de que se alimenta – contribuyen a aproximadamente 30 % de los cánceres en los países industriales y alrededor del 20% los países no industriales. Esta diferencia se debe principalmente a las diferentes formas de alimentación de estos lugares. En los países en desarrollo “los canceres occidentales” se presenta con menos frecuencia, lo cual se puede relacionar con el consumo menor de alimentos; como la carne, la leche y el queso.
Al mismo tiempo en los países en desarrollo se encuentran otros tipos de cáncer. Una razón más para poner énfasis en la nutrición y no tanto en “predisposición genética” es que cuando hablamos sobre el cáncer, como lo señala este informe , “Las tasas de cáncer cambian a menudo en poblaciones que migran de un país a otro”.
Mudarse a un país diferente, sin duda, dará lugar también a un cambio en la forma de alimentarse y el estilo de vida . Los autores dan un ejemplo de la población japonesa que migro a los Estados Unidos, los cuales han aumentado su tasa de cáncer colorrectal similar a los estadounidenses en su entorno. Por el contrario la población en Japón en el momento del estudio tenía una tasa muy baja en cuento al cáncer colorrectal (hoy en día la alimentación occidental ha llegado también a Japón).
De acuerdo con este informe se pudo demostrar que hay una fuerte relación entre el consumo de carne y el cáncer colorrectal. Aunque todavía no hay un funcionamiento definido para explicar esto, varios están en discusión. Los resultados del estudio han variado también en los diferentes estudios sobre el consumo de carne y el cáncer colorrectal, como uno de los estudios señala, hay una diferencia cuando se consumen carne fresca o carne en conserva. Curiosamente muchos otros estudios no han encontrado un aumento en las tasas de cáncer colorrectal en relación con el consumo de pescado.

El documento recomienda a los no vegetarianos a consumir productos en conserva y carnes rojas, de forma “moderada”. Por supuesto, esto depende claramente de la definición de “moderado”. Yo sugeriría reducir el consumo de carne en general, tanto como sea posible. Otro factor que aumenta la probabilidad de contraer cáncer de la cavidad oral, la faringe, la laringe, el esófago, el hígado y el de mama es el consumo alcohol. Este incremento no está vinculado a un producto alcohólico en específico, como algún tipo de cerveza, vino o whisky, pero tiene más que ver con el alcohol (etanol) en general. Los informes estatales, señalan que “se ha observado un pequeño aumento en el riesgo de cáncer de mama (alrededor del 7 %) con aproximadamente un trago por día”. Por lo tanto, la reducción de su consumo de alcohol o incluso mejor evitarlo en absoluto le ayudará a reducir la probabilidad de contraer cáncer.

Alejándose de lo que se debe evitar, a lo que debe hacer:
Este informe señala muchas veces el efecto beneficioso del consumo de frutas y verduras. Y sugiere también que incluyamos al menos 400 g de frutas y verduras al día en nuestras comidas. También señala la necesidad de la actividad física para mantener un IMC (Índice de masa corporal) saludable, en el rango de 18.5-25kg/m²”.

Más importante que todos los números é informaciones específica encontradas en este articulo es lo que usted esta tomando de el. En general mi consejo es vivir sanamente e invertir un poco más de dinero en alimentos saludables y orgánicos. Esto puede hacer que usted se sienta mejor y más despierto durante el día, ya que su cuerpo va a obtener las vitaminas y nutrientes que necesita.

En este sentido dice el dicho: “Eres lo que comes”. Esto realmente toma un significado diferente desde el momento que empezamos a alimentarnos de forma sana.

 

Autor: Alex Rasch
Traducido por: Giovanna Jorge
Publicado: 25 November 2014
Archivado: Article, Blog

 

By | 2016-10-30T09:08:33+00:00 diciembre 7th, 2014|Categories: Artículos, Blog|Tags: , , , |0 Comments

Leave A Comment